diciembre 3, 2021

Beneficios de la Prevención de Riesgos Laborales en tu Organización

El impacto financiero de los accidentes laborales puede tener consecuencias muy graves, mientras que una gestión eficaz de la Prevención de Riesgos Laborales en las empresas revierte directamente en su propio beneficio económico.

Los accidentes de trabajo se traducen directamente en costes para cualquier empresa, independientemente de su tamaño. Se trata de sucesos imprevistos que pueden suponer daños personales y que siempre implican una interrupción de la actividad lo que, inexorablemente, implica pérdidas económicas.

Entre los objetivos de la prevención de riesgos laborales tiene especial relevancia la minimización de los costes o pérdidas asociadas a los accidentes y enfermedades profesionales. Sin embargo, los beneficios asociados a una adecuada gestión preventiva son numerosos, siendo algunos claramente cuantificables y otros, por su intangibilidad, de difícil valoración económica, pero, no por ello, menos importantes.

Resulta evidente que la inversión en prevención ayuda a alcanzar una organización competitiva, segura con un ambiente de trabajo satisfactorio para todos sus miembros.

Se estima que un accidente laboral supone los siguientes costes:

• Daños personales sufridos (hospitales, médicos, lesiones…)
• Daños materiales provocados (roturas, reparaciones, sustitución de equipos…)
• Costes por paradas de producción (momentáneas, para valoración, para toma de decisiones, de reinicialización de procesos…)
• Costes de sustitución (búsqueda, selección, horas extras…)
• Costes de adaptación (al puesto, a la situación, a la productividad o eficacia requerida…)


Por todo esto, se calcula que el coste real de un accidente es de 2 a 4 veces superior al aparente. Existen incluso diversos estudios que establecen que un accidente le cuesta a la empresa entre 5 y 50 veces más que el importe directamente atendido por el seguro.

una estimación del coste de los accidentes de trabajo teniendo en cuenta cinco grandes partidas que se definen a
continuación:

• Tiempo perdido: coste del tiempo perdido por el personal directamente vinculado al proceso productivo.
• Costes materiales: daños que, a causa del accidente, han sufrido los equipos de producción (maquinaria, equipos, herramientas, etc.), las materias primas y los productos acabados o semitransformados o el incremento del coste que
supone tomar medidas para mantener la producción al mismo nivel.
• Pérdidas: los beneficios no obtenidos por la empresa como consecuencia del accidente y de su consecuente paralización.
• Gastos generales: los gastos misceláneos debidos al accidente (traslado del accidentado, sanciones, honorarios
profesionales, etc.). También los gastos de Seguridad Social.

• Tiempo dedicado al accidente por otro personal de la empresa: por ejemplo, el empleado en la investigación del accidente, en labores administrativas como consecuencia del accidente, en interesarse por lo ocurrido por parte del equipo directivo, en la reparación de desperfectos por el personal de mantenimiento, etc.

Costes intangibles: deterioro de la imagen, conflictos laborales, pérdida de mercado, etc. Para poner en perspectiva todos estos datos, baste decir que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha establecido que los accidentes laborales tienen un coste asociado equivalente al 4% del Producto Interior Bruto (PIB) mundial.

Beneficios de la Prevención de Riesgos Laborales

Los beneficios asociados a una correcta gestión en materia de prevención de riesgos laborales son numerosos, pero muy a grandes rasgos podrían agruparse en:

  1. Beneficios para el trabajador
    • Es el máximo beneficiado. Evita la asunción de riesgos innecesarios. Además, no le supone ningún coste adicional.
    • La protección se extiende a su entorno inmediato, a su familia, al evitar riesgos de costes afectivos y otros.

2. Beneficios para la sociedad
• Reduce elevados costes por traspaso de la no prevención a la sociedad.
• Optimiza el correcto empleo de recursos productivos materiales y humanos de la sociedad.
• Reduce costes sociales asociados a la no prevención.

3. Beneficios para el empresario
• Ahorra al no incurrir en los importantes costes derivados de la no prevención.
• Mejora el absentismo, aumentando directamente la productividad.

• Mejora el clima laboral, afectando a una mejor imagen y aumentando indirectamente la productividad.
• Aumenta la calidad del servicio/producto.
• Evita conflictos, incumplimientos y sanciones.
• Mejora la rentabilidad empresarial.


Por tanto, los beneficios que se generan como efecto directo de la aplicación de las medidas preventivas tienen una doble naturaleza claramente diferenciada:


Beneficios tangibles y beneficios intangibles

Beneficios tangibles
Los ingresos tangibles engloban, por una parte, el ahorro de los costes que supone la reducción de fallos que se obtiene como consecuencia de la aplicación de las medidas preventivas. Además, la aplicación de estas medidas puede representar mejoras de la productividad ya que se logra reducir las interrupciones y pérdidas de los procesos productivos.

Beneficios intangibles
La implantación de sistemas de gestión de la calidad ha facilitado la introducción del concepto de intangibles, englobando todos los gastos que son difíciles de identificar y contabilizar, así como aquellos cuya valoración se rige por criterios esencialmente subjetivos. Los beneficios intangibles de la prevención pasan, de este modo, por aumentar el potencial de conocimientos, experiencia aplicada, tecnología y destrezas profesionales que aporten un valor sustancioso y una ventaja competitiva a la empresa en el mercado.

Estos pueden clasificarse en tres grupos:


• Los derivados del capital humano: entendiendo como tal el conjunto de conocimientos, habilidades y actitudes de los trabajadores que la empresa utiliza mientras están contratados. Actividades de prevención como la formación general y específica o la vigilancia de la salud, por ejemplo, incrementan el intangible preventivo de la empresa aumentando su capital humano.


• Los derivados del capital estructural: englobando el conjunto de conocimientos, procedimientos y prácticas interiorizados por la organización que pertenecen a la empresa y que permanecen en ella después de que los trabajadores que los han generado la abandonan. Así, la evaluación de riegos, la señalización o los procedimientos
de evaluación son, entre otras, actividades relacionadas con el capital estructural.

• Los derivados del capital relacional: que consiste en el conjunto de conocimientos y capacidades basadas en las relaciones externas e internas de la empresa con todos los agentes con los que interactúa. Las actividades de cooperación con clientes o proveedores, especialmente de mano de obra, o con la Administración son fuente de
capital relacional.


En el ámbito interno, los incentivos a la participación o la planificación conjunta son acciones que crean intangibles por esta vía. En cualquier caso, este enfoque de gasto-inversión resulta adecuado siempre y cuando los sistemas de gestión de la seguridad y salud en las empresas cumplan con la normativa y garanticen de una forma razonable que no se van a producir accidentes graves.


Además, habría que preguntarse si el retorno de 2,2 euros es para una cantidad de dinero indefinida. Probablemente la respuesta sea negativa. Habrá que buscar el punto de equilibrio para que las empresas inviertan hasta donde sea necesario, pero de forma económicamente racional.