diciembre 3, 2021
La seguridad de los trabajadores es un aspecto crucial en cualquier empresa. Por ello, la tecnología empleada en los entornos de trabajo siempre debe estar orientada a las personas

Prevenir los riesgos laborales o evitar grandes cargas de peso son algunas de las funcionalidades que ofrecen las nuevas tecnologías en las obras de grandes infraestructuras. Estas herramientas van desde ‘softwares’ que hacen un seguimiento de los materiales empleados hasta sensores para detectar fallos en las máquinas.

Si bien los cascos, los guantes o las gafas protectoras son piezas fundamentales para la seguridad de los trabajadores, no son los únicos elementos que garantizan la total seguridad de los operarios en la ejecución de un proyecto. Controlar en tiempo real lo que sucede a su alrededor también es clave para incentivar la prevención de riesgos laborales. Por ejemplo, ahora, el personal de obra puede centrarse en su trabajo al mismo tiempo que unos sensores, instalados en su ropa, envían información sobre la calidad del aire a una plataforma alojada en la nube. Después, un algoritmo analiza estos datos y detecta si hay partículas nocivas en el entorno.

Dispositivos que crean entornos seguros

La seguridad de los trabajadores es un aspecto crucial en cualquier empresa. Por ello, la tecnología empleada en los entornos de trabajo siempre debe estar orientada a las personas. Avances que van desde el IoT hasta la realidad virtual ya están en el mercado para mejorar la seguridad laboral:

– IoT. En un mundo en el que cada vez más objetos están conectados al IoT, como electrodomésticos o dispositivos de teleasistencia domiciliaria, las herramientas del sector de la construcción también se pueden beneficiar de estas innovaciones tecnológicas.

Cascos, chalecos, cinturones y otras medidas de seguridad se convierten en wearables, es decir, en complementos con tecnología incorporada que transmiten información a través de una red. Es el caso de Smart Cap, un sensor que, colocado en la gorra, analiza las ondas cerebrales en busca de señales de fatiga. Si las detecta, avisa en tiempo real mediante Bluetooth al trabajador para que deje lo que esté haciendo y descanse, o a los jefes para que sepan que hay alguna anomalía. El objetivo es minimizar el riesgo de accidentes.

– Inteligencia artificial (IA). Gracias al desarrollo tecnológico, ahora las máquinas también pueden imitar funciones humanas. Es el caso de Vinnie, una app de monitorización dotada de inteligencia artificial. Sus responsables la han entrenado con millones de vídeos, imágenes y otros datos que le permiten predecir situaciones de riesgo. Gracias a ello, detecta desde agua que provoque resbalones hasta trabajadores sin guantes o grietas que pongan en peligro una estructura.

– Realidad virtual (RV). La recreación de escenas en el mundo digital tiene una gran utilidad para realizar formaciones. La construcción es uno de los sectores que se puede beneficiar de ello. De esta manera trabaja la empresa Bechtel Construction, que ha desarrollado un software para que las empresas entrenen a los trabajadores de una obra antes de comenzar los trabajos. El programa reproduce el área para que los operarios se habitúen a él.

– Realidad aumentada (RA). A través de esta tecnología, los usuarios pueden observar el mundo real con información gráfica sobre los objetos que están viendo. Así funciona el casco DAQRI Smart Helmet, equipado con unas gafas inteligentes. Permite a quien lo lleve caminar por la zona de construcción y detectar riesgos para la obra o los trabajadores, todo ello en tiempo real.

Videojuegos. Por su parte, las plataformas digitales son las más orientadas a la formación ya que a través de estas se pueden compartir contenidos, realizar juegos interactivos y mucho más. 

Vamos a centrarnos en este punto en los juegos interactivos, lo que actualmente conocemos como ‘gamificación’. Se trata de la utilización de juegos con el objetivo de modificar positivamente el comportamiento de los trabajadores frente al riesgo. En los últimos años ha tenido un crecimiento exponencial debido a su gran potencial para mejorar la participación de los trabajadores y la creación de hábitos más seguros. 

En este caso, para que lo veas más claramente puedes ver el serious game que la Fundación Laboral de la Construcción lanzó a principios de 2019 con el fin de convertirse en una herramienta de información y sensibilización de los riesgos del sector:

‘Andamiando’, un nuevo juego on line para poner a prueba tus conocimientos sobre el uso de andamios tubulares

http://andamiando.lineaprevencion.com/

Drones. Para los encargados de prevención de las empresas el conocimiento sobre las diferentes opciones de trabajo, así como de las herramientas que las nuevas tecnologías nos ofrecen en términos de seguridad es imprescindible para saber cómo actuar. 

Parece increíble pero los drones actualmente representan una de las herramientas más útiles en reducción de accidentes laborales. ¿Por qué?, te preguntarás. Sencillamente, facilitan la supervisión de zonas peligrosas o de difícil acceso pudiendo realizar una vigilancia y/o control del cumplimiento de las medidas de seguridad

Exoesqueletos. Son equipos que se acoplan al cuerpo con el fin de que el trabajador realice una determinada actividad con una exigencia física menor a lo que lo haría sin este. Estamos hablando en este caso, de un concepto relacionado con la ergonomía en el trabajo. 

Este tipo de tecnología en prevención de riesgos laborales está profundamente orientada a reducir los trastornos muscoloesqueléticos que sufren los trabajadores que realizan importantes esfuerzos físicos. El funcionamiento de la mayor parte de los exoesqueletos que existen a día de hoy en el mercado básicamente consiste en trasladar parte del esfuerzo que realiza el trabajador de unos músculos a otros más preparados físicamente para soportarlo. 

Asimismo, en ciertas ocasiones hay tareas que pueden realizarse a través de estas herramientas evitando que el trabajador deba exponerse a los peligros que supone realizar dichas tareas.