diciembre 3, 2021

¿Por qué es importante contratar a un Prevencionista de riesgos laborales en tu organización?

La prevención de riesgos laborales es muy importante; ya que todas las empresas son responsables de cuidar y proteger la salud del capital humano que forma parte de ella. Además, es imprescindible cumplir con la legislación vigente en esta materia.

La prevención de riesgos laborales engloba todas aquellas actividades o medidas de seguridad adoptadas en una empresa, con el fin de reducir o evitar los riesgos derivados del trabajo. Por ello, son un punto básico en la actividad de cualquier empresa.

Cuidar y proteger la salud de todos los trabajadores garantiza el buen funcionamiento de cualquier empresa, contribuyendo así a la mayor calidad del trabajo realizado y a un ambiente mucho más sano y agradable.

La prevención de riesgos laborales es muy importante; ya que todas las empresas son responsables de cuidar y proteger la salud del capital humano que forma parte de ella. Además, es imprescindible cumplir con la legislación vigente en esta materia.

Todas las empresas que tengan contratado, al menos a un trabajador, deben cumplir con las normativas vigente en materia de prevención de riesgos laborales. Estas normativas y leyes se centran en tres puntos fundamentales:

  1. Proteger la seguridad y salud de sus trabajadores con todos los medios a su alcance.
  2. Conocer los riesgos de su empresa y cómo éstos pueden afectar a sus trabajadores.
  3. Planificar y establecer las medidas para evitar o minimizar los riesgos.

Beneficios de contratar a un profesional en prevención de riesgos laborales :

La Prevención de Riesgos Laborales (PRL), busca lograr la protección de los trabajadores implementando medidas concretas.

Si bien la ley establece que la formación en PRL podrá ser impartida tanto con recursos propios como externalizándola, optar por contratar a un Prevencionista de riesgos laborales ofrece numerosas ventajas:

1. Cumplir la ley

Toda empresa está obligada a ofrecer formación a sus empleados respecto a los riesgos asociados a su puesto de trabajo. Esta formación puede hacerse de forma interna y con recursos propios, pero si no es impartida por profesionales pueden surgir problemas en el futuro (por formación insuficiente o errores en las indicaciones impartidas). El profesional en prevención de riesgos debe de impartir cursos de formación, tal como lo indica claramente la legislación al respecto y asi evitar posibles sanciones.

2. Contar con expertos en la materia

La ley indica que, durante la formación en riesgos laborales, es necesaria la participación de expertos en prevención.

Pese a que muchos trabajadores tendrán ciertos conocimientos al respecto,  solo contratando a un profesional en prevención de riesgos laborales garantizas el contar con profesionales del sector de la prevención. Éstos podrán exponer todos los riesgos de forma concisa y clara y resolver todas las dudas de la plantilla.

3. Lograr rapidez y eficacia con la formación en PRL

De acuerdo a la legislación en materia de PRL, la formación deberá impartirse dentro de la jornada de trabajo y, de no ser posible, se descontará el tiempo invertido de la jornada del trabajador. Esto implica que, buscando la mayor eficacia, la instrucción debería tomar el menor tiempo posible.

Externalizar el curso de riesgos laborales permite que lo impartan profesionales, que ya cuentan con los conocimientos y el saber hacer necesarios para finalizar una formación de forma eficaz.

4. Importante impulso a la motivación de los trabajadores

Instaurar en una empresa una cultura de prevención en riesgos laborales es una forma directa de demostrar que la dirección se preocupa de la salud y el cuidado de sus trabajadores.

Esta es sin duda una de las herramientas básicas para mejorar la implicación y motivación de los trabajadores con sus tareas y la organización en general.

5. Reducción de las enfermedades laborales

Un profesional en prevención de riesgos laborales brinda herramientas a los empleados para conocer y evitar los peligros derivados de ejercer su profesión. Esto sin duda redunda en una mejora de su salud y reducción de las enfermedades laborales y bajas.

6. Aumenta la productividad

Si los empleados se sienten seguros en su puesto de trabajo, mejora el clima laboral, lo que provoca grandes ventajas para una organización. El crecimiento de la eficacia y la productividad serán algunos de los beneficios más notables.